Todas las entradas de: alecrem

Cómo estudio japonés

Como últimamente me piden más trabajos de traducción e interpretación, me han dado ganas de hablar de cómo estudio japonés.

Cuando uno lleva 5 años trabajando casi exclusivamente en japonés, se entiende que tiene un buen nivel del idioma. Y cuando digo que tengo el nivel 1 del Nōken (JLPT) mucha gente se cree que sé muchísimo japonés porque es el nivel más alto. Pero a diferencia de otras certificaciones que hacen los japoneses, el Nōken es un examen destinado a personas cuya lengua materna no es el japonés, y por lo tanto son muy pocos los japoneses que han oído hablar de él. Y en cuanto a nivel, el más alto no garantiza más que la capacidad de uno para comunicarse en japonés en prácticamente cualquier empleo.

Algunos libros que uso como libros de texto de japonés
Algunos libros que uso como libros de texto de japonés

Pero las áreas de conocimiento que salen en el trabajo suelen ser limitadas, y se necesita motivación e interés en muchas cosas para no estancarse en el aprendizaje del japonés. Y por eso voy a presentaros mi sencillo método de estudio.

Lo primero es que llegados a este nivel, no hemos de estudiar como extranjeros sino como personas que entendemos japonés. Y por lo tanto debemos estudiar con libros para japoneses. Los de la foto de ahí arriba explican cosas útiles del japonés que no salen en los exámenes que he hecho hasta ahora.

Mondai na Nihongo de Yasuo Kitahara

Por ejemplo, en Mondai na Nihongo Yasuo Kitahara enumera formas y usos del japonés actual que no son del todo correctas. Creo que no es bueno ignorarlas, pero tampoco es bueno imitarlas sin saber lo que hacemos. Prefiero aprender a entenderlas y detectarlas, y a evitar usarlas yo mismo.

Otonago no Nazo de Shigesato Itoi

Otonago no Nazo de Shigesato Itoi es una recopilación de jerga corporativa y de negocios, en la que cada expresión viene explicada con cierta dosis de crítica e ironía. Si el libro anterior era un poco serio, este es bastante divertido.

Hay muchos libros de este tipo, pero creo que también es importante leer novelas y manga, y escribir regularmente. Últimamente estoy enganchado al manga Bakuman, que nos enseña la perspectiva del autor de manga.

Y por último, os pido que no tengáis muy en cuenta posibles imperfecciones en mi redacción en japonés e inglés, porque cuando trabajo con traducciones siempre cuento con un especialista nativo que revisa los textos. Pero me gusta escribir este blog yo solo, para practicar y aprender.

Autorrelaciones públicas en Japón

En los currículos y en ciertos acontecimientos sociales en Japón es muy común que le pidan a uno enumerar sus mejores cualidades. Por supuesto hay palabras japonesas perfectas para este cometido, pero ya sabéis cómo gustan la jerga y el folclore corporativo en todas partes. La palabra favorita en el entorno corporativo es jiko-PR, que se traduce literalmente del japonés y el inglés como autorrelaciones públicas aunque ellos la utilizan con el significado de autopromoción o autobombo. Sé que la palabra autorrelación no existe, pero así de raro es el significado que podemos intuir de este confuso término japonés si no sabemos cómo lo usan.

Es común que en los préstamos lingüísticos solo se conserve parte del significado –la parte más útil en el entorno de destino. Pero hay casos como este que son de interés porque manifiestan ciertas diferencias entre la sociedad japonesa y la llamada occidental. Esta vez quiero destacar el matiz unilateral del uso de la palabra relations (PR = public relations) en dichas autorrelaciones públicas.

Self PR Self Promotion Public Relations

El caso es que las relaciones públicas engloban comunicaciones tanto unidireccionales como bidireccionales, pero en el uso japonés de PR, y sobre todo en jiko-PR (autorrelaciones públicas = autobombo) solo veremos el componente unidireccional. Esto quiere decir que aunque usen una palabra que significa relación, las comunicaciones a las que se refiere son exclusivamente unilaterales. Palabras bastardas hechas a partir de japonés y de inglés prestado como jiko-PR o jiko-appeal son dignas de aparecer en el diccionario de folclore corporativo de Shigesato Itoi, Otona-go no nazo (algo así como “el misterioso idioma de los adultos”).

Esta forma de adoptar una voz inglesa (PR) denota lo arraigada que está y lo estricta que es la jerarquía en la sociedad japonesa y en su entorno comercial y empresarial. Por ejemplo, es difícil encontrar una revista que publique opiniones sinceras de diversos productos porque los fabricantes de estos son los que pagan la revista con su publicidad y, hagan o no presión, se les debe un respeto a ellos y a sus productos.

Pero ahora que Japón se está subiendo al tren de los social media creo que es importante trabajar en un ambiente más propicio para la comunicación en todas direcciones.

Hablando de España, Japón y el mundo

La semana pasada estuve hablando en Kokusai Hiroba, un espacio para actividades internacionales que hay en Acros Fukuoka. La charla entraba en un programa que existe para que los niños de primaria y secundaria entiendan el mundo internacional.

Hablando

Lo que yo propuse es una explicación del mundo en tres ejes: el eje espacial, el eje idiomático y el eje cultural. Por ejemplo, si miramos el eje espacial veremos que aunque España y América Latina están muy alejados el idioma coincide en muchas partes, y la cultura también tiene puntos en común.

Ejes
Imagen sin exactitud para imaginarse un poco los ejes

Creo que entender que hay espacios que contienen diferentes culturas e idiomas (y viceversa) es importante para entender el mundo internacional. Japón, la lengua japonesa y la cultura japonesa, en cambio, tienen una posición muy singular y no sobresalen de su sitio de forma apreciable independientemente del eje que mires. Creo que entender esto es importante para los niños japoneses, porque no tienen ejemplos muy cercanos de esta extensión o variedad cultural.

Pero esta vez había que explicarlo para niños de 4º de primaria (10 años), así que no podía usar directamente la expresión de los ejes. Lo expliqué todo sin usar esa palabra e intercalando fotos e historias sobre España para que los niños tuvieran referencias concretas.

Navidad

Y cuando se explican cosas del extranjero es mejor hacerlo a través de comparaciones con cosas que todos conozcan. Por ejemplo, si les decimos a los niños la superficie de España en kilómetros cuadrados ignorarán el dato. Pero si les decimos que la superficie de Japón ocupa tres cuartas partes de España se harán una idea. Y, la verdad, creo que este truco también va muy bien para adultos.

Sin número de teléfono en la tarjeta de visita

Japón es un país en el que la gente cuida mucho su privacidad, pero siempre hay excepciones. En este caso la excepción es que cualquier persona, incluso aquellas que nunca volverás a ver, te darán su tarjeta de visita con su nombre completo, dirección de correo electrónico, dirección postal y número de teléfono. Esto no es un problema para la gente que de entre todas esas cosas solo tiene en común entre el trabajo y la vida privada su propio nombre, pero el intercambio de tarjetas de visita en Japón no se limita al mundo laboral y de negocios. Sobre este tema hay un texto muy interesante en el libro en japonés “iPhone to Twitter wa, naze seikō shita no ka?“.

Y entre lo particular y lo corporativo estamos los autónomos, a los que en muchas ocasiones no nos interesa tener una dirección postal y número de teléfono aparte de los particulares, entre otras cosas por el gasto que supone. Pero esto también tiene sus pegas porque no quiero que mis clientes potenciales (o desconocidos potenciales) sepan mi número de teléfono y la dirección de mi casa. Que por cierto no solo es mi casa sino también la de mi mujer.

Tarjeta de visita de Alecrem
La tarjeta que me hice hace tiempo. Me quiero hacer una nueva

La solución que he tomado es muy obvia para mí, pero todavía sorprende a muchos japoneses: En mi tarjeta de visita solo doy información para contactarme por internet. Nada de dirección postal ni número de teléfono.

Otras razones para no dar el número de teléfono es que me desconcentra mucho cuando estoy trabajando y me llama alguien con quien no estoy acostumbrado a hablar. No es una cuestión de idioma porque no tengo ningún problema hablando en japonés. Es una cosa parecida a si viene un cliente a verte sin pedir cita –tienes que interrumpir de mala manera todo lo que estés haciendo para atenderle. Y es una cuestión de rendimiento, porque si pierdo la concentración me puede costar mucho volver a coger el ritmo. Esto se nota especialmente cuando uno está trabajando solo en casa.

Prefiero que me contacten primero por correo electrónico (o por Twitter, o con un comentario en el blog). De esta manera puedo terminar lo que esté haciendo o apuntar lo que tenga en la cabeza, y contestar el correo en pocos minutos si es necesario. Una llamada telefónica no espera más que unos segundos.

Me gusta cuidar al máximo el rendimiento tanto del trabajo como de las comunicaciones, y tengo la suerte de que la mayoría de los que trabajamos en cosas de internet o asuntos internacionales estamos más que acostumbrados a comunicarnos por correo electrónico.

Por supuesto que hay veces que lo mejor es llamar por teléfono, pero esto casi nunca es el caso la primera vez que un cliente se pone en contacto conmigo. A veces hay quien me dice que tengo que ser más flexible, pero lo cierto es que no tengo secretaria ni gente que trabaje para mí mientras me pillan por sorpresa con el teléfono. Como autónomo, tengo que administrar mi tiempo tanto para trabajar como para comunicarme.

Ya no estamos en la época en la que el teléfono era el único medio de comunicación disponible para preguntar algo a alguien de forma inmediata. Ahora podemos recibir el correo electrónico inmediatamente tanto en el ordenador como en cualquier dispositivo móvil, y me gustaría usar esta tecnología para mejorar el rendimiento del trabajo y las comunicaciones.

Bienvenido a Alecrem

He empezado a trabajar en la versión en español de la página web de mi negocio Alecrem, y he decidido empezar un blog aquí también.

Escribiré sobre mi negocio en sí, y sobre cosas que pienso o me llaman la atención como trabajador autónomo extranjero en Japón. Creo que sobre todo hablaré de temas como negocios, tecnología, cultura y sociedad.

Por supuesto, mi blog personal pepinismo sigue en marcha.

¡Nos vemos en Alecrem!